martes, 31 de julio de 2012

Lo que escribo (Regina Roman)




Tanto tiempo escribiendo, tantísimas entradas y hasta ahora no caigo en la cuenta de que nunca os he hablado de mi obra. ¡Upps! Debe ser la edad que no perdona, o esta tendencia mía a saltar de tema en tema cual cabra monteña sin reflexionar apenas. Escribo por impulsos, ¿os lo había contado ya? Sólo me siento delante del ordenador cuando realmente tengo algo que decir, de ahí que las entradas en mi blog tengan menos regularidad que la menstruación de Lady Gaga. En fin, qué se le va a hacer, una no puede estar en todo.


Pues bien. Antes de meterme a fondo con "LA MOTA ROSA", una sección tan especial que luego no querré dar marcha atrás, un poquito de rollo propio. Qué escribo y porqué lo hago.
Dediqué muchos años a la abogacía, no en una rama cualquiera, no: en las 2 más desagradables que posiblemente se ofertan. Criminalística y mediación familiar en divorcios sangrientos. No creo que haga falta explicar las condiciones anímicas en que llegaban los clientes al despacho. Si sufrir un problema que nos conduzca al abogado de ordinario nos preocupa, qué decir cuando tú o alguien cercano y querido está encausado penalmente o cuando atraviesas el crudo lodo de una familia en pleno desmorone, con ilusiones rotas, niños que sufren, venganzas en marcha y todo lo ya conocido.


Había que salvar esas almas. Animar esos corazones. Subir esos ánimos. Forzarlos a que creyeran de nuevo en sí mismos y recuperasen las ganas de luchar, porque cuando se enfrentasen al interrogatorio del juez o del letrado contrario, estarían solos, yo no podría responder por ellos. Y debían estar seguros de que luchaban por algo justo, merecido, que todo lo malo que les acechaba no era ningún castigo divino por lo mal que se portaron en 1998.
Surgió mi labor de consejera. Algo que ya se venía cociendo desde mi más tierna infancia, cuando en el colegio mayor tenía prácticamente montado un consultorio sentimental y me colgaron en la puerta de la habitación un folio con fixo que decía:
"Te queremos, Elena Francis. Gracias por todo"
Por cierto, jamás debí tirar ese cartel. Si llego a saber que con el tiempo tal adjudicación se haría realidad... en "LA MOTA ROSA".
Cuando por motivos graves de salud planeaba en mi cabeza abandonar la abogacía, antes de haberlo ni mucho menos decidido, ya surgió la Psico-comedia. Debe ser que mi yo "consejero" viéndose amenazado de desempleo buscó inmediatamente salida por otros derroteros. El proceso de elaboración mental debió ser algo parecido a esto:

Siglo XXI.
¿Nada nuevo bajo el sol? ¿Falta originalidad en nuestro universo literario? ¿Todo lo que se publica es más de lo mismo?
¿Y si fuésemos capaces de descubrir un género novedoso tanto en España como en el resto de Europa con el más amplio espectro de ventas? ¿Algo que guste a adolescentes, jóvenes y ancianos, a hombres y mujeres,sin distinción?
¿Será posible?



Cojamos un manual de autoayuda (de esos que tan bien venden) y démosle 2 vueltas de tuerca:

1ª) Eliminemos el formato "manual", árido, repetitivo y aburrido y sustituyámoslo por el de "novela", con su ritmo, su argumento, sus personajes y sus cosicas.
Nace la autoayuda novelada: el lector se sumerge en la historia, las peripecias de los personajes y disfruta sin percatarse del trasfondo psicológico y terapéutico de lo que lee.

2ª) Plásmela en clave de comedia.
De ese modo, incluso los que no capten o no necesiten el mensaje psicológico de la obra, se llevarán consigo el innegable bienestar de la risa.

Me convencí de que lograrlo sería posible y tras varios intentos, nació la PSICO-COMEDIA.
En España, que como inventores no tenemos parangón. Sin antecedentes en la literatura europea, para que rabien y se chinchen. Completamente original y castizo. ¡Toma ya!

Y ahí estamos, en la brecha, juntando palabras para que la colección crezca. Con 5 títulos publicados que tratan respectivamente la reacción de tu entorno cuando decides ser tú misma (Un féretro en el tocador de señoras), la caída de la autoestima con la edad y la amistad verdadera (Cuarentañeras), la mitomanía o mentirosos compulsivos (Del suelo al cielo), el maltrato psicológico (Gato por liebre) y las personas que no saben decir "no" (Esto te lo apaño yo.com). Llena de ilusión y de fuerzas que a veces me abandonan en busca de aventuras y mejores tierras pero que siempre acaban regresando al redil. Porque saben que las necesito, que esto es una tarea para la buena gente, que los libros están curando corazones y sacando la risa de personas tristes en momentos en que poco o nada nos lleva a sonreír. Que hay que ser agradecidos y corresponder a las cartas y mensajes que recibo, plenas de agradecimiento y de cariño.
Por todo eso, por vosotros y por mí misma... ¡Resistiréeeeee!






Nos os perdáis mañana miercoles "Galletas de la suerte" de Alicia Pérez Gil

22 comentarios:

  1. Se agradece que..., pero no..., esto debe ir en primera del singular y segunda del ventricular.

    Te agradezco compartas ese gran pedacito de tu yo interior, así no eres solo "la escritora" sino "la persona, en 3D". Vaya unas vivencias has tenido, duras pero vitales.

    Vale, ahora saquemos la lengua protràctil de los anuros y preguntemos: Niña, tu escribes o has puesto una oenegé? :-)

    Sigue asi..., y un día ya nos explicarás que significa "La mota rosa", que será porque es tarde y tal pero no lo he visto.

    ResponderEliminar
  2. Querida ranita, siempre en un placer verte por aquí, ains.... cuanto vales ^^
    Pues creo que la incógnita de la "Mota rosa" quedará para la próxima semana, pero te aseguro que podremos aprender mucho de la experiencia que esta maravillosa escritora nos puede ofrecer.
    Un besote mi cielooooo :D

    ResponderEliminar
  3. Eso, eso, LA MOTA ROSA es la gran incógnita que se revelará la semana próxima. Atentas al martes, churris!!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues hechas las presentaciones...que arranque esa moto..aunque sea rosa :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor que tiene es que es Rosssssaaaa!!!!

      Eliminar
  5. Uuuuuuuh la Roman y yo con estos pelos, esto se avisa. Lo de la Mota ea es lo de mandar dudas y consultas no?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Regina, no tenía ni idea de te habías dedicado al asunto criminal rozando la violencia de género y todos sus dramas adyacentes. Yo he tenido (y tengo) muchos amigos y conocidos entre los abogados criminalistas. He sido reportero de sucesos (de cuando el periodiso de sucesos era un género periódistico informativo y no la mierda que es ahora) durante 18 años a reportaje de muertos por semana, primero en las plantilas de El Caso y luego en la de la revista Interviú para terminar con una sección de crímenes sin resolver para un programa de la Campos en Telefive durante tres años. Mis amigos siempre me preguntan; ¿Y puedes dormir por las noches? Mi respuesta siempre ha sido que sí, absolutamente, que si algo ha influido en mi vida en haber sido testigo de dramas inexplicables de forma contínua, ha sido en hacerme ver (la vida), de un modo optimista exagerado. Creo que algo así te ha ocurrido a tí por lo que te he leido en este post. ¡Felicidades!

    Un besote desde la isla de Naxos!

    Pedro Avilés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Pedro, hasta ese enclave maravilloso en el que vives. Qué fantástico verte por aquí!!!! Espero que sigas porque esto recién comienza...

      Eliminar
    2. Por aquí estaré. Me encantan las chicas con un par.

      Eliminar
  7. Que ganas de ver lo que os traéis entre manos, miedito me dáis!!!!

    ResponderEliminar
  8. Por ventura, (que no aventura) llegas en el mejor momento, Regina, con tantas amarguras, hostias, y crisis en vinagre, de puro ácido. Tu simpatía, sana, inocentona y con mucha, mucha dulzura. Los aquí presentes nos embadurnamos de tu ternura y nos sacas la sonrisa sin más premura. ¡Felicidades! (por decidir y cambiarte de tan horripilante trabajo)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, amores :) Es gratifiante ver que las personas de carne, hueso y alma (mucha alma) no están tan de acuerdo con los críticos literarios que casi "desprecian" lo escrito en clave de comedia y te roban las ganas de seguir por ese camino. Lo dramático da caché... ¿Y qué más? ¿Cuántos dolores de cabeza? ¿Cuántos problemas sin resolver? Por experiencia os digo, que reírse de sí mismo es la terapia más efectiva para encarar la vida. Palabrita del niño Jesús.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clásica dualidad Literatura/Entretenimiento, viene de muy atrás en el tiempo y me temo va a perdurar todavía unos lustros. Pero lo de "ande yo caliente..." también sigue en vigor.

      Eliminar
  10. Ella lo explica todo de una manera tan natural que casi parece sencillo hacer lo que hace. Pero no lo es. El de Regina y sus psicocomedias es un trabajo magnífico. Gracias por compartir tanto de ti. ¡¡Adelante!!

    ResponderEliminar
  11. Mi Reina, mi Regina!!! Qué placer ser compañera de viaje de personas a las cuales admiras, pioneras si las hay, he aquí Regina! Te quiero y me encanta como escribes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tesoro mío, tú lo sabes bien, lo desagradecido que es esto de la comedia con mensaje. Pero... a testarudos no hay quien nos gane. Cuando todo se caiga aquí seguiremos nosotros!!!

      Un besote, Miguel

      Eliminar
  13. Esa mota la quiero dentro de mi cabeza, como un plus, que seguro la necesitaré a diario (a "minutario", pero esa palabra no es precisamente la que quiero...^^):D

    Fabulosa como siempre, Regina. Vales, oro y lo demás, lo sabes.

    A cada segundo yo más ñoña y emocionada de estar aquí, olé, olé y olé :D

    Besossssss

    ResponderEliminar
  14. Mmmmm a ver de qué será la mota.. aunque me hago una ligera idea por algo que has dicho en el texto.. pero por si acaso meto la pata me callo y no desvelo nada jajaja
    A esperar toca!

    ResponderEliminar
  15. Lectura de autoayuda con humor y argumento!!! molaaa!!! seguro que me vendrá muy bien!! a ver si por fin algo funciona en mi cabeza!

    ResponderEliminar